jueves, 31 de marzo de 2011

La “Fuente de los hongos”


La fuente que se colocó en una glorieta al cruce de Calzada General Mariano Escobedo (antes Calzada Tacaba-Chapultepec), Avenida Ejercito Nacional (antes Calzada de la Hacienda de los morales) y Avenida Río San Joaquín (antes LITERALMENTE el cauce del Río San Joaquín) se mantuvo en pie pocos más de treinta años y ha desaparecido.


En fotografías aéreas de 1936 (arriba) y 1945 (abajo) puede verse arriba el cause del Río San Joaquín y a la derecha su cruce con la Calzada General Mariano Escobedo; horizontal y al centro de las imágenes, la Calzada de la Hacienda de los morales que se renombró Avenida del Ejercito Nacional Mexicano y a un lado las edificaciones del Lienzo Charro. En la imagen de abajo ya se puede ver el trazo de la glorieta (aún sin fuente) en la confluencia de Mariano Escobedo, Thiers, Newton, Ejército y el río…


Terminada en 1949 y colocada en la entonces glorieta vacía, la “Fuente de la Nereida” (nombre que prácticamente nadie conoció) y popular como la “Fuente de los Hongos” es proyecto del arquitecto Enrique Martínez del Campo con la colaboración y escultura de Manuel Mendoza. La edificación se llevó a cabo por instrucciones del Jefe del Departamento del D. F. -Fernando Casas Alemán-, construida por el Departamento de Obras del D. D. F. y se mantuvo en ese sitio hasta 1981 cuando se retiró para dar paso al “Distribuidor Los Hongos” del sistema vial del Circuito Interior.

El estanque en cuadrifolio lucía cuatro surtidores de brocal invertido (sin duda inspirados en las fuentes de la Piazza de S. Pedro de Carlo Maderna -1613-) y una estructura central de doble plato coronada con la escultura de Mendoza en bronce dorado que presenta a la ninfa Neríada (una de las cincuenta o cien Nereidas) montada sobre la espalda de su padre Nereo (contemporáneo de Cronos o de los Titanes y anterior a Poseidón o Neptuno).



Arriba una fotografía del “Distribuidor Los Hongos” obra de la administración Hank, para interconectar Circuito Interior y Anillo Periférico con Ejercito Nacional, Thiers, Mariano Escobedo, Newton y Lago Alberto; abajo y a la izquierda de la imagen, la colonia Polanco, con la Calzada Mariano Escobedo.
Abajo en una imagen del anuario de labores del Licenciado Uruchurtu, la fuente de “Los hongos” en 1964. La avenida arbolada que se puede ver atrás, es Río San Joaquín donde se levantó el circuito que une el Anillo Periférico con Circuito Interior; el edificio que se distingue al fondo, es La cervecería Modelo de México.

6 comentarios:

  1. Wow! Y la fuente fue destruida o se la llevaron a otro lado?
    Faltan fotos de las fuentes actuales, sobre todo ahora que por fin sirven de nuevo (lo único positivo que he visto de Sodi).

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Mi edificio se ve en esta foto justo al borde centro/izquierdo! en la esquina de Ejercito Nacional y Emerson, es de las pocas cosas que reconozco que no hayan sido reemplazadas por otros edificios. Si esta foto es de 1945, el edificio tendria poco menos de un año terminado.

    Me gustaria saber mas de su historia, que increible. Aqui se puede ver en la actualidad..


    http://v17.lscache7.c.bigcache.googleapis.com/static.panoramio.com/photos/original/12017055.jpg

    ResponderEliminar
  4. De 1949 a 1981, en la Ciudad de México, los capitalinos admirarón una bella fuente, cuya arquitectura y arte escultórico, embellecían las vialidades ubicadas en la popularmente conocida como "La Glorieta o Fuente de los Hongos". Pero durante el Gobierno de López Portillo, y siendo Regente del Distrito Federal Carlos Hank Gonzaléz, conocido miembro del Grupo Atlacomulco (Y de pilón el Jefe de la Policia "el Negro Durazo"), Todos honorables servidores públicos de grata memoria, de aquellos de los que si saben gobernar; al realizarse las obras de ingeniería vial, que requería la modernidad, se retirarón los elementos arquitectónicos y escultóricos de la fuente, colocándose en las áres verdes resultantes, unas fuentes modernistas con forma de hongo, que afirmaron el nombre popular de la "Fuente de los Hongos" (Y al mismo tiempo subliminalmente ayudó a que con el tiempo, la gente olvidará y no se cuestionara sobre el verdadero origen de la denominación). Pero resulta que a diferencia de otros monumentos y arte escultórico urbano, que han sido reubicados, como Los Indios Verdes, El caballito, La Diana Cazadora, la Fuente de la Nereida o "Fuente de los Hongos" al parecer desapareció sin dejar rastro, al menos para el conocimiento de la ciudadanía común o plebe. ¿Será que dicha fuente no tenía ningún valor artístico y fue reciclada como vulgares materiales de desecho (Basura)? o ¿Está almacenada desde hace 30 años, en alguna bodega del gobierno capitalino, esperando que se le designe nueva ubicación?
    No se que pasó, pero a mi me hubiera gustado verla reubicada por ejemplo en el Bosque de Chapultepec, pues aún la recuerdo, como uno de los tesoros del México de ayer.

    ResponderEliminar
  5. Sí que habría sido bueno que se re ubicara la fuente. Lamentablemente, para las autoridades encargadas del desarrollo urbano la idea de preservar e impulsar mejoras es un tema complejo, que hasta ahora no he visto con solución digna en nuestra ciudad.

    ResponderEliminar
  6. Muy buena información, ¡gracias por el recuerdo! Sólo un dato, el Circuito Interior se inauguró en 1976. La fuente ya no estaba ahí, la quitaron más o menos desde que comenzaron la obra. Muchos preguntamos qué había sido de ella y si se re-ubicaría (como es el caso de la que estaba en el cruce de Thiers y Gutenberg y que años después encontré escondida en la curva que hay en la bajada de Thiers hacia Melchor Ocampo en dirección a La Raza), pero se nos dijo que había sido desmantelada y destruida.

    ResponderEliminar