martes, 30 de abril de 2013

De la Lama y Basurto S.A.






Indispensable en la historia de Polanco la mancuerna de José G. De la Lama (1867-1975) y Raúl A. Basurto (1898-1962), urbanista planificador y nigromante financiero, cuyas oficinas en Paseo de la Reforma –en lo que fuera la residencia de don Adolfo De la Lama (arriba)-- fueron clave en el desarrollo de las colonias Insurgentes-Hipódromo y Condesa, Lomas de Chapultepec, así como Polanco y sus ampliaciones.



Nos dice Israel Katzan que “José G. De la Lama vivió entre 1867 y 1975; en las fachadas de muchas de sus obras agregaba a la inscripción de su nombre la de Arquitecto, sin embargo, parece que no poseía título académico”. Fue de los que más construyeron en las dos primeras décadas del siglo XX y se asoció con el ingeniero belga Erghard Zwicker además de contratar en sus oficinas a varios jóvenes ingenieros/arquitectos como José Luís Cuevas, Francisco J. Serrano y Enrique Aragón Echeagaray, así como a sus propios primos y hermano.
Desde 1915 funcionó como agente inmobiliario para don Alejandro Escandón (dueño de varias compañías fraccionadoras) y dado que la familia gozaba de holgura económica, muchas de sus aventuras fueron luego financiadas por él mismo y para los años veinte, más que construir se dedicó a la adquisición, urbanización y lotificación de terrenos. En 1922 designó como administrador a su joven directivo (y agente fiduciario) Raúl Basurto para el desarrollo de una sección llamada “Insurgentes-Chiapas” en la parte Sur de la Colonia Roma y al año siguiente creó “De la Lama & Basurto S.A.” para la lotificación de la sección “Insurgetes-Jalisco” que urbanizaría la primera ampliación de la Colonia Roma hacia el poniente.



Raúl A. Basurto nació a fin de siglo XIX y desde joven demostró un extraordinario talento mercantil, cosa que le permitió incursionar en la banca y en una compañía urbanizadora creada específicamente para aprovechar su talento financiero; desde 1925 se le conoció como “el mago de las calles”, y para 1940, su talento administrativo le hizo adquirir el mote “Rey Midas de los negocios inmobiliarios”…
Nos dice Jannette Porras que desde principio de los años veinte, el “consorcio fraccionador De la Lama y Basurto, Sociedad Anónima, se interesa en la compra del terreno que había sido el Hipódromo de la Condesa e inicia las gestiones para negociar la superficie que tenían que donar para un gran parque que cumpliera con el nuevo reglamento de urbanización de la Ciudad de México, quedando ésta en 87,000 m² después de haber rechazado los concejales la propuesta de los fraccionadores de 70,000 m²”. El trazo final de la colonia Hipódromo, que estaría a cargo del arquitecto José Luís Cuevas Pietrasanta, guarda semejanzas importantes con lo propuesto por Ebenezer Howard (1898) para las Ciudades Jardín (en su gran texto visionario sobre tener un parque central y las viviendas rodeándolo), siguiendo -en el diseño de Cuevas-, una forma cercana a la elipse que a muchos recuerda el que ahí existió un hipódromo…

Más datos acerca de ese diseño en el artículo de Manuel Sánchez de Carmona “El trazo de Las Lomas y de la Hipódromo Condesa” que puede accesarse en: http://148.206.107.15/biblioteca_digital/estadistica.php?id_host=6&tipo=ARTICULO&id=7769&archivo=11-546-7769mik.pdf&titulo=El%20trazo%20de%20Las%20Lomas%20y%20de%20la%20Hip%C3%B3dromo%20Condesa



Aunque muchos insisten en que la Avenida Ámsterdam utilizó la pista del hipódromo como plataforma, que a principios del siglo XX se edificó en parte de los terrenos de la hacienda de la condesa de Miravalle, la realidad es que ni coincide el trazo ni es parte del propósito de Cuevas o De la Lama o Basurto; el contrato del Jockey Club establecía que si algún día se fraccionaba el hipódromo, se tendrían que donar 60 mil metros cuadrados para la construcción de un parque; al surgir la colonia, el cumplimiento de esta cláusula dio origen al Parque México y a las glorietas y camellones de la colonia, más como una manera de minimizar la superficie ociosa que como un gesto urbano.
Cuando la segunda aventura Urbana de “De la Lama y Basurto S.A. se llevó a cabo en los terrenos de la hacienda de los Morales, que había llegado a ser de las más prominentes con grandes extensiones de tierra (parte de ella había sido un “Rancho abandonado de Polanco y de ahí el nombre), el esquema se repetiría...



En hipódromo y Polanco se desarrollaron arquitecturas habitacionales que en su momento resultaron novedosas y que obedecían a las formas de entender progreso y vanguardia. En 1923, el licenciado Basurto adquirió un gran terreno en la esquina de la avenida del Parque San Martín (Luego avenida Parque Lindbergh y ahora Parque México) y avenida Sonora; encargó al entonces joven y vanguardista arquitecto Vicente Mendiola la edificación de una casa que funcionara como símbolo de la audaz arquitectura de la colonia. Arriba, en una fotografía aérea de 1927, puede verse la nueva colonia hipódromo de la Condesa en una toma de norte a sur; marcada en un círculo rojo, la propiedad que adquirió Raúl Basurto para edificar su casa en 1923.



El proyecto de Vicente Mendiola para la casa Basurto se caracteriza como un “sobrio Art Decó”, “de influencia arquitectónica Catalana y Vienesa” con acentos de azulejo y trecandís, sobre un marco de aplanados blancos y esquinas ochavadas. La casa (que se edificó sobre un amplio predio de poco más de 1,200 m² y que ahora ocupa un bloque de departamentos que recicló la estructura de la tienda “París-Londres) era un claro antecedente a la residencia que para 1929 proyectó el mismo Mendiola para el Presidente de la República, don Plutarco Elías Calles, en la esquina de la Calzada Tacuba/Chapultepec (hoy Mariano Escobedo) y la calle de León Tolstoy.
Arriba, una fotografía de la casa en 1927 donde aparece la esquina de Av. Sonora y Parque Lindbergh; las casas de la extrema izquierda, estaban frente a la fuente de la plaza Popocatépetl.



Siempre atento a las novedades y a la opinión de los clientes que adquirían lotes en los fraccionamientos que promovía, Basurto notó un cambio en las tendencias estilísticas en los años treinta, y al tomar “De la Lama y Basurto S.A.” las riendas de Chapultepec Heights y rebautizalo Lomas de Chapultepec, el estilo Decó de su casa había dejado de ser vanguardia. Cuando en 1938 se diseñaba Chapultepec-Polanco, don Raúl Basurto remodeló su casa, dejando ahora el proyecto de ampliación y renovación de fachadas en manos del ingeniero Francisco J. Serrano, que también trabajaba en Polanco...
Arriba, en una imagen de 1940 en que aparece la avenida Sonora y al fondo el “Edificio Jardines” (Edificado en 1929 por Francisco Serrano), podemos ver la casa Basurto recién remodelada ahora en el estilo que predominaba en Lomas de Chapultepec y pretendía ser el estilo a seguir en Polanco-Reforma. Abajo, en una toma de la Compañía Mexicana de Aerofoto tomada en 1943, se ha marcado la Casa Basurto; en la sección de terreno hacia el norte (abajo), al año siguiente se edificaría el Edificio Basurto, proyecto también del ahora Ingeniero/arquitecto Francisco Serrano.



Entre 1922 y 1923 se inició la comercialización del lomerío de la Hacienda de San Juan de Dios de los Mrales, con un fraccionamiento llamado originalmente “The Chapultepec Heights”. Fue trazada también por el arquitecto José Luis Cuevas Pietrasanta, con calles que seguían en lo posible las curvas del terreno y pensada en exclusiva para residencias de tipo campestre; la distancia a la que se encontraba esa nueva colonia, exigía entre otras cosas, disponer de automóvil. Las autoridades locales apoyaron el proyecto y para comunicarlo se prolongó el Paseo de la Reforma sobre el trazo de la Avenida de la Exposición de 1917, que gracias a ello se conservó como un eje de prestigio; por desgracia y probablemente por su lejanía, el fraccionamiento no se vendió con el frenesí deseado…
Para 1936, De la Lama y Basurto S.A. se hicieron cargo del fraccionamiento –rebautizándolo Lomas de Chapultepec— y con intensas campañas publicitarias y transporte público, revistieron la tendencia y lograron que el desarrollo fuera todo un éxico.



Para el año siguiente, tocaría el turno al fraccionamiento Polanco-Reforma…

De la Lama y Basurto S.A.
Sus fraccionamientos:
1922, Insurgentes-Chiapas.
1923, Insurgentes-Jalisco
1926, Insurgentes-Hipódromo
1927, Insurgentes-Colonia del Valle
1928, Insurgentes-Mixcoac
1928, Insurgentes-Condesa
1937, Lomas de Chapultepec
1940, Chapultepec-Polanco
1942, Ampliación Polanco
1952, Polanco-Palmitas
1954, Aragón-Inguarán
1955, León Moderno, en León, Gto.
1956, Alce Blanco
1956, Lomas de Vista Hermosa
1959, Lomas de Cuernavaca.




Puedes encontrar más información sobre la arquitectura de polanco y el Fraccionamiento en las entradas que aparecen al final de ésta página... ¡Ya hay más de cientoveinte!

7 comentarios:

  1. Está excelente este trabajo, ¿cómo puedo trabajar en conjunto contigo? Mi correo: priska59@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes Rafael. Te comento que estoy haciendo una investigación doctoral en filosofía. En ella integro algunos análisis históricos.

    Deseo saber si me darías oportunidad de utilizar un par de las fotos que has subido, particularmente del Pasaje Polanco. Desde luego, esto no tiene un fin de lucro sino se trata de un trabajo de índole académico.

    Quedo atento de tu respuesta.

    Un Saludo.

    Alfredo García
    tiphon55@gmail.com

    ResponderEliminar
  3. Buen día Rafael. Quiero recurrir a la información que has vertido en tu blog para ampliar el marco histórico de mi tesis de licenciatura pero para ello necesito la referencia de tus datos, ¿podría tener acceso a ellos?...de antemano ¡muchas gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GeoTransGirl:
      ¡Con gusto! ¿Qué referencias necesitas?
      R. F

      Eliminar
  4. Hola Rafael.
    Me encanta tu trabajo, me he apoyado mucho en él cuando tuve a mi cargo la materia de Patrimonio Histórico y Cultural de México, la cual imparto en secundaria en el Colegio Romera que está en Polanco.
    Quiero comentarte que los vitrales de las Iglesias construídas hacia los años 50´s en Polanco, fueron dibujados y diseñados por mi padre, Alfonso Romera Prieto, fundador también del Colegio Romera en 1974
    En aquellos años (entre 1953 y 1962, mi padre trabajó para una empresa vitralera llamada "Las Escalerillas", que me parece que estaba en la calle de Mariano Escobedo y que era propiedad de un refugiado español llamado Don José de las Peñas.
    El auge de la construcción de Iglesias en esta época, le permitió a la compañia gozar de gran prestigio. Mi padre era el dibujante a cargo y persona de confianza de Dn. José de las Peñas.
    Quiero dedicar tiempo a documentar toda su obra, que es extensísima. Ojalá me permitas compartirla contigo; será un honor.
    Gracias por tu maravilloso trabajo.
    Saludos
    Candelaria Romera. candelaria.romera@gmail.com

    ResponderEliminar