martes, 23 de agosto de 2011

Casa Calderón.


La casa con el número 74 de la calle dedicada a Anatole France, frente a la calle curva de Virgilio y entre las avenidas Emilio Castelar y Presidente Masaryk, se diseñó entre 1952 y 53 en un terreno de poco más de cuatrocientos metros cuadrados, para la señora Josefina Arizmendi de Calderón por el ingeniero Arturo Wolfer. Abajo, podemos ver una fotografía aérea de la Compañía Mexicana de Aerofoto fechada en 1947, donde se marca en un círculo rojo el terreno en cuestión.







En una fotografía de 1983 (que según apareció en “La gran corriente ornamental del siglo XX” R. F., México 1998, ISBN 968.859.303.6 ) puede verse la casa con sus características rejas de acceso y puertas originales así como su memorable y peculiar ornamentación.

Abajo, diagrama de las plantas de la casa de Anatole France N° 74 con las generalidades del proyecto final, en que se puede ver la planta baja (diseñada a manera de sótano) como sitio de cocheras y salón de recepciones, la planta principal como zona de recibir y la planta alta como área privada. En su aprovechamiento actual como mueblería, no se han hecho modificaciones significativas…





Abajo, en uno de los planos originales del ingeniero Wolfer fechado en 1952, puede verse el diseño de la fachada oriente que incorporaría un torreón central y una terraza con orientación sur, definiendo las líneas de una sobria fachada cuyo ornamento más relevante sería una frugal escalera de doble rampa al centro de la composición.







No tengo datos que ilustren la historia de los cambios en la ornamentación de la fachada de ésta casa en particular, pero puedo explicar que durante la década del cincuenta se dio enorme publicidad a los productos de las fábricas “Cementos Tolteca” y “Concretos Monterrey” que proponían “…las más primorosas tallas…”, “elaboradas en concreto de la más alta calidad […] y reforzadas con alambrón”. La casa Tolteca, permitía ordenar “a constructores, ingenieros y arquitectos columnas salomónicas de 1.20 m.” o remates mixtilíneos “…de dos o tres arcos, antepechos, balaustres y pinjantes”, en acabado natural o con colorantes “así como ornamentos del más primoroso diseño e inspiración”.
Un anuncio de Cementos Tolteca en Diario del Norte del 14 de octubre de 1941 dice: “…dando así mayor rapidez a los trabajos de acabado de su casa […] ¡La forma moderna de construir!"


En Polanco subsiste una docena de casas con decoración de concreto (aunque la mayoría aparenta exitosamente ser piedra) entre las que sobresalen ésta y la de la esquina de Ejercito Nacional y Séneca –ahora empleada como restaurante-.



La fachada se desarrolla en derredor de un macizo central de cuatro niveles, rematado por un techo a cuatro aguas y profusamente ornamentado. El acceso principal se incorpora en una venera abocinada, rematada por una repisa de motivos vegetales, todo flanqueado por leones rampantes, columnas panzonas e interpretaciones estípites con “sirenos” erguidos; a la planta principal se accede por una escalera de doble rampa, perfil barroco y ornamentación rococó –que parece querer recordar la escalinata del "Palais de Fontainebleau"–. La parte alta del cuerpo principal se desarrolla en dos cuerpos triforados con decoración de lo que pareciera influencia rococó así como soportes salomónicos, estípite, peanas, mensuras, rocallas y roleos…
Cada uno de los seis vanos restantes cuenta también ornamentación en concreto encofrado, cada uno de geometría, características e inspiración diferente.


La casa estuvo desocupada por algunos años y en 2009 fue remozada y restaurada para ser utilizada como comercio, proceso en el que se retiró la reja original; la portada y ornamentaciones de concreto fueron cuidadosamente restauradas y ahora pueden admirarse en toda su ostentación...





Puedes encontrar más entradas relativas a la arquitectura de Polanco al final de ésta página…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada